{country_name} ↓ TRANS_MENU
Elije tu ubicación:
Mi portadaMi portadaMi portada

¿Qué está pasando ahora?

Entrar Entrar con Facebook
Usuario o contraseña incorrectos!
1

Papa abre las puertas de la Iglesia a divorciados, pero rechaza matrimonio gay

Los ciudadanos nacionales podrían casarse en un matrimonio civil en notarías amparados con todos los derechos que dan las leyes. En el caso del este vínculo con la bendición de la Iglesia depende de los parámetros de esta institución. .

Durante su exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría en el amor), dedicada a la familia, el papa Francisco volvió a romper los tradicionalistas esquemas con que se ha venido manejando históricamente la Iglesia Católica, en esta ocasión afirmó que las personas divorciadas pueden volver a comulgar y agregó que “no sólo no tienen que sentirse excomulgados, sino que pueden vivir y madurar como miembros activos de la Iglesia”.

El para Jorge Mario Bergoglio además manifestó que “ya no es posible decir que todos los que se encuentran en una situación así llamada irregular viven en pecado mortal” y agregó que “No me refiero sólo a los divorciados en nueva unión, sino a todos, en cualquier situación en que se encuentren”.

En un mensaje muy claro para los representantes de la Iglesia Católica en el mundo advirtió que “es mezquino detenerse solo a considerar si el obrar de una persona responde o no a una ley o norma general. A los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas, sino el lugar de la misericordia del Señor.”

Nuevamente el Papa hace un llamado al perdón y respeto de las personas por parte de la Iglesia Católica “un pastor no puede sentirse satisfecho solo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones irregulares, como si fueran rocas que se lanzan sobre la vida de las personas”.

A esos pastores los califica como “corazones cerrados que se esconden detrás de las enseñanzas de la Iglesia “para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas”.

El Papa llama a analizar las condiciones de cada caso, y advierte: “Es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado, se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda creer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia”. Y añade, pero solo a pie de página, pese a la importancia de la cuestión: “En ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos”.

Pese al giro ideológico que ha venido dando la Iglesia, el Papa rechazó la figura del matrimonio entre parejas del mismo sexo al señalar que “es inaceptable que las iglesias locales sufran presiones en esta materia y que los organismos internacionales condicionen la ayuda financiera a los países pobres a la introducción de leyes que instituyan el 'matrimonio' entre personas del mismo sexo”.

Planteamiento que se da justo cuando la Corte Constitucional en Colombia abrió ayer la puerta para el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sin embargo, es claro que son dos instituciones diferentes. Los ciudadanos nacionales podrían casarse en un matrimonio civil en notarías amparados con todos los derechos que dan las leyes. En el caso del este vínculo con la bendición de la Iglesia depende de los parámetros de esta institución.

 

El Espectador
08/04
10 Puntos
Anuncio
Anuncio
Anuncio