Los beneficios de las fajas lumbares

Hoy en día las fajas se suelen utilizar para reducir la grasa localizada en la zona del abdomen y las caderas, es decir, para evitar ese efecto cartucheras que nadie quiere tener. Además también se recurre a ellas para levantar el busto y reducir la celulitis de las piernas y de los glúteos. También es recomendable para personas que sufren problemas lumbares, puesto que la presión en la cintura de esta prenda permite aliviar las molestias y corregir la postura. Para beneficiarte de sus beneficios puedes utilizar una faja específica para la zona que quieres trabajar o bien una faja de cuerpo entero que además de trabajar con intensidad todo el cuerpo te permitirá una sujeción completa.

El objetivo de las fajas lumbares, principalmente es la contención de la zona y la relajación de la musculatura de la espalda. Además, evita que el paciente realice movimientos que empeoren la lesión. De esta forma, en muchas ocasiones puede aliviar el dolor, haciendo que el paciente pueda realizar sus actividades cotidianas. Por tanto, reducen el dolor en la zona lumbar. Además, mejoran la movilidad de la espalda, ya que dotan al paciente de seguridad en sus movimientos y reducen el miedo al notar la zona sujeta.

Sin embargo es importante que el uso de una faja lumbar, sea supervisado por un especialista. Generalmente los casos en los que se recomienda el uso de estas es en casos de lumbalgia aguda, en los que el dolor no desaparece y resulta incapacitante para el paciente, impidiéndole realizar actividades cotidianas. También, en caso de lesiones crónicas, que afectan directamente a la calidad de vida del paciente, ya que podrán aportar seguridad en los movimientos. Por último, se recomienda en caso de deportistas o personas que levantan grandes cantidades de peso de forma regular, ya que ayuda a la contención de la zona, evitando el riesgo de lesiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *